María Contreras creció viendo el abuso doméstico que sufrió su madre. Después de casarse y tener a sus propios hijos, ella sintió que la historia en su casa del Sur de Los Ángeles se repetía cruelmente. Durante 10 años su esposo abusó de ella de manera verbal y en ocasiones, física para controlar su vida: le contaba el dinero que gastaba, decidía los lugares y horas en que ella podía salir y la privaba del sueño.

Lo peor de todo es que María sabía que el abuso que ella estaba sufriendo dañaba también la salud mental de sus hijas.

“Me encontraba en una situación muy difícil”, recuerda. “No sabía cómo salir de ella”.

* * *

Mientras tanto, en el Valle de San Fernando, Patricia Montes descubría que a pesar de estar rodeada de niños, eso no era suficiente para evitar sentirse aislada.

Sin trabajo y con la custodia de sus tres nietos menores de 12 años, la vida diaria de Patricia consistía en llevar y recoger a los niños de la escuela, hacer los quehaceres de la casa y ver la televisión. No tenía actividades sociales ni relación con otros padres o adultos.

“Me sentía triste porque no tenía amigos”, recuerda. “Como madre, me sentía sola porque yo era la única que realizaba actividades con los niños”.

* * *

Por otra parte, en el Este de Los Ángeles, Magdalena Cazares enfrentaba sus propios problemas. Al borde de los 40 años y diagnosticada con diabetes, Magdalena necesitaba cambiar su dieta diaria. No sólo por ella, sino también por sus hijos, ya que su hábito de comer alimentos poco saludables se estaba convirtiendo en una preocupación.

“Los niños me preguntaban: ¿Por qué tenemos que cambiar? ¿Por qué no podemos seguir bebiendo refrescos?”, recuerda Magdalena. “Me sentía como si les estuviera quitando un juguete sin razón.”

Aunque dos de sus hijos adoptaron de mala gana el abandonar las bebidas azucaradas y las comidas fritas, su hijo preadolescente siguió comiendo y bebiendo alimentos dañinos para él.

“Los escondía y los consumía entre comidas. Era como si tuviera cinco años”. Frustrada, a veces “terminaba gritándole”.

A pesar de que a estas mujeres las separaban muchas millas de distancia y que han enfrentado problemas distintos (abuso doméstico, aislamiento social e irritamiento en la crianza), las tres encontraron esperanza y confianza en sí mismas en un mismo lugar: en su respectiva Asociación Comunitaria Best Start , una iniciativa con base en un lugar específico y que es una de las inversiones clave de First 5 LA.

María Contreras, quien comenzó a asistir hace tres años, contó su historia en una de las reuniones de la Asociación Comunitaria Best Start Metro LA. En lugar de permanecer callados, los compañeros de la Asociación se ofrecieron a ayudarla a manejar su situación de abuso.

“No me sentía como yo soy,” afirma María, de 47 años. “Decidí que no iba a tolerarlo más. Las reuniones me ayudaron a sentirme más segura y me dieron la confianza para separarme de él y seguir adelante”. Ella también ayudó a que sus niñas recibieran consejería.

De la misma manera, Patricia Montes y Magdalena Cazares encontraron esperanza y ayuda en sus respectivas Asociaciones Comunitarias Best Start: Hace cinco años, Magdalena se unió a Best Start East LA, mientras que desde hace un año, Patricia comenzó a participar en Best Start Panorama City & Neighbors.

“Conectar con Best Start me dio una mejor idea de cómo los grupos comunitarios pueden ayudarme a mí y a mis hijos para alejarnos de la televisión y participar en eventos y actividades escolares y de la comunidad”, añadió Montes, ahora con 46 años.

Conectar con Best Start me dio una mejor idea de cómo los grupos comunitarios pueden ayudarme a mí y a mis hijos para alejarnos de la televisión y participar en eventos y actividades escolares y de la comunidad– Patricia Montes

“Con Best Start, he tomado algunas clases y una de las cosas que aprendí es a contar del uno al 10, como una forma de calmarme con mis hijos y evitar gritarles”, afirma Cázares, ahora de 42 años.

Igualmente importante es que la participación de estas tres mujeres en Best Start no terminó cuando resolvieron sus problemas personales. Cada una adoptó los valores y la misión de Best Start, la cual consiste en reunir a padres y proveedores de cuidado, a residentes, organizaciones, negocios, instituciones gubernamentales y a otras entidades interesadas para construir juntos una visión y desarrollar estrategias para crear la mejor comunidad posible para los niños y sus familias. Esto se logra a través del fortalecimiento de la familia, el desarrollo de las capacidades de la comunidad y el cambio de sistemas.

De acuerdo con el Centro para el Estudio de Políticas Sociales, hay estudios que muestran que las familias prosperan cuando viven en comunidades sólidas y que les apoyan. Esto puede lograrse mediante la implementación de iniciativas basadas en un lugar específico que apoyen el desarrollo de las capacidades de la comunidad. El desarrollo de capacidades de la comunidad es un componente clave de Best Start y es una de las seis áreas de inversión identificadas por la Mesa Directiva con el fin de avanzar los resultados del Plan Estratégico First 5 LA 2015-2020.

Recientemente, los miembros de las 14 Asociaciones Comunitarias Best Start investigaron y desarrollaron proyectos que se enfocan en los problemas principales que enfrentan dentro de sus comunidades las familias con niños de prenatal y hasta los 5 años.

Sin limitarse sólo a ellos, algunos de estos problemas son el encontrar formas para que las familias superen el aislamiento social, el aumentar las redes de apoyo de padres y vecinos y la formación de capacidades de liderazgo y de tutoría de par a par, entre adolescentes y padres jóvenes. Posteriormente, cada Asociación Comunitaria determinó las estrategias y actividades que hay que implementar y que resolverían de una mejor manera estos problemas.

La parte más importante de este proceso es que los miembros, especialmente los padres y los proveedores de cuidado, fortalezcan y aprendan nuevas y valiosas habilidades que ellos puedan usar en el futuro para hacer frente a otros problemas que afectan a los niños y a las familias de sus comunidades. Este proceso forma la capacidad en la comunidad para que ésta pueda continuar con el trabajo una vez que los fondos y el apoyo de First 5 LA hayan concluido. A través de Best Start, surgen nuevos líderes que influirán la toma de decisiones en sus comunidades.

Contreras, quien encontró la fuerza que necesitaba al conectar con los miembros de su Asociación, al asistir a varios talleres y al unirse al grupo de liderazgo de padres y madres, afirma que para ella “la clave fue eliminar la violencia doméstica dentro y fuera de casa”.

A partir de su experiencia, Contreras trabajó junto con los 350 miembros de la Asociación Comunitaria Best Start Metro LA enfocándose en el fortalecimiento de las conexiones sociales, en particular las que existen entre los niños y las familias que se exponen a la violencia. El año pasado, la Comisión de First 5 LA aprobó la financiación de las estrategias y actividades de la Asociación que fortalecen las conexiones sociales, incluyendo la definición y promoción de una cultura comunitaria de respeto.

“María fue muy valiente al compartir lo que le pasó. Yo me doy cuenta del impacto que su historia tiene en los demás”, señala Brenda Aguilera, Directora de Best Start Metro LA. “Se están enfocando en la violencia dentro y fuera del hogar. Desean crear una cultura de respeto. No se trata de llamar a las autoridades, arrestar al culpable y separar a la familia. Se trata de conocer la manera para romper el ciclo e identificar los obstáculos sistemáticos que lo desencadenan. Creo que lo que están diciendo es que debemos participar en esto y que juntos podemos lograr un cambio”.

Con este fin, Aguilera señala: “los miembros de Best Start Metro LA están creando una declaración para comprometerse a una cultura de respeto. En los próximos meses, los miembros de la Asociación Comunitaria pedirán a la gente dentro y fuera de la Asociación que firme esta declaración”.

Al igual que María Contreras, Patricia y Magdalena compartieron sus experiencias personales de aislamiento social e irritamiento en la crianza con otras personas de sus Asociaciones que sufren problemas similares. En Panorama City & Neighbors, Montes y sus compañeros de la Asociación Comunitaria también identificaron las conexiones sociales como un elemento clave, con un énfasis en incrementar el porcentaje de padres que tienen a alguien con quien hablar y que les ofrecen consejos para la crianza. Las actividades incluyen esfuerzos de alcance en la comunidad, como enlace de recursos para el entrenamiento de padres y madres, así como la facilitación de cafés para padres y madres.

Como sucede en otras comunidades Best Start, la Asociación en la que participa Magdalena Cazares identifica los problemas clave en su área geográfica a través de la investigación. Un estudio reveló que los padres con niños de 0 a 5 años de edad en el Este de Los Ángeles tienen el doble de probabilidades (23 por ciento) de sentir irritación, o agravación, con sus hijos en comparación con los padres que viven en el resto del condado de Los Ángeles en general (11 por ciento).

“Puedo notar que cuando se vive en una comunidad pobre, los padres luchan por satisfacer las necesidades básicas. Cuando no logran hacerlo, esa frustración se transfiere a los niños, ya que ellos lloran o piden más comida. Ese es el momento en que algunos padres comienzan a gritar y a mostrar su frustración ante sus hijos”, afirma Cazares. “Sin embargo, mientras más padres y madres se involucren con su comunidad, tendrán más conocimiento sobre los lugares en los que pueden encontrar apoyo, o con quien hablar cuando sientan frustración”.

Trabajando juntos, Cazares y la Asociación Comunitaria Best Start East LA decidieron centrarse en la mejora de las capacidades familiares, sobre todo entre las personas que viven en la pobreza. Algunas de las estrategias y actividades fueron la creación de padres y madres “navegadores” para aumentar el conocimiento en la comunidad sobre las etapas de desarrollo de los niños y reunir a padres colegas educadores para ayudar a reducir el estrés en la crianza.

A finales del otoño pasado, ocho de las 14 Asociaciones Comunitarias alcanzaron una meta importante cuando la Comisión de First 5 LA les otorgó fondos para que implementaran las estrategias y actividades para hacer frente a los problemas identificados por cada comunidad. Estas Asociaciones se unieron a las Asociaciones Best Start Metro LA, Long Beach y Palmdale, cuyas estrategias y actividades estaban aprobadas y se habían puesto en marcha a principios de 2015, sumando así un total de 11 Asociaciones que hasta el momento han sido aprobadas. En marzo de 2016, se presentarán tres comunidades adicionales a la Mesa Directiva de First 5 LA para su aprobación: Lancaster, West Athens y North East Valley Community.

Aquí puede obtener una lista completa de los proyectos identificados por cada una de las 14 comunidades Best Start.

“Si uno pudiera cambiar la estructura de una comunidad para lograr que las personas participen más en ella, es probable que uno pudiera obtener mejores resultados durante un largo periodo de tiempo”. -Armando Jiménez

“Después de años de compartir historias, avances, retos y aprendizaje, ahora podemos mencionar ejemplos concretos de estrategias y actividades en las 14 comunidades Best Start que tienen como fin fortalecer a las familias y lograr el cambio en la comunidad”, dijo Rafael González, Director para las Comunidades Best Start. “Sin duda, esto es un gran logro”.

Nancy Haruye Au, Comisionada de First 5 LA, quien ha sido parte de la Mesa Directiva desde el primer momento en que la agencia consideró las inversiones con base en el lugar específico a mediados de la década de 2000, considera los avances de Best Start como “un gran paso hacia delante. Mi visión es que hemos recorrido un 20 por ciento del camino. Es un trabajo difícil y muy duro. Aún nos queda mucho por recorrer. Pero a medida que avanzamos, tenemos una mayor claridad”.

Au continúa: “Me siento orgullosa porque no creo que haya en el país una ciudad o un condado tan grande como el nuestro que haya aceptado este trabajo, a esta escala, con dinero de los contribuyentes, en términos de prevención a contracorriente y asociándose con los padres y las familias de manera individual, con el fin de crear un ambiente que promueva mejores resultados para los niños”.

Ahora, González dijo, Best Start se centrará en la sostenibilidad. First 5 LA está desarrollando una nueva estructura de apoyo a largo plazo para las Asociaciones. Esta estructura permitirá una mayor autonomía a las Asociaciones y al personal de Best Start para que se enfoquen aún más en cambios sistémicos, como han sido delineados en el Plan Estratégico de First 5 LA 2015-2020.

A pesar de que por décadas el gobierno y las fundaciones han implementado iniciativas con base en un lugar específico y a largo plazo, como Best Start, los resultados de cada iniciativa pueden tomar muchos años en aparecer como datos rigurosos. Sin embargo, hay algunos ejemplos recientes, como Harlem Children’s Zone, que en un principio sirvió de inspiración para los esfuerzos con base en un lugar de First 5 LA, afirmó Armando Jiménez, Director de Investigación y Evaluación de First 5 LA.

“Si uno pudiera cambiar el tejido social de una comunidad para lograr que las personas participen más en ella, es probable que uno pudiera obtener mejores resultados durante un largo periodo de tiempo”, señaló Jiménez.

“Al trabajar a un nivel de sistemas para crear el cambio, las iniciativas con base en un lugar son una estrategia importante para generar un mayor impacto”, afirma el Dr. James Ferris, Director de The Center on Philanthropy and Public Policy en la Universidad del Sur de California. “A pesar de que hay buenos programas que son útiles, su impacto es limitado al no aprovechar el amplio conjunto de fuerzas que inciden en la mejora de la calidad de vida de las personas a las que estamos tratando de ayudar”.

González puede entender a las personas a las que Best Start está tratando de ayudar.

“De niño crecí al oeste del centro de Los Ángeles. Para ganar algún dinero y llegar al fin del mes, mi papá y yo íbamos a los suburbios los días en que recogían la basura. Ahí buscábamos cachivaches o artículos reciclables que pudiéramos reparar y luego vender en los swap meets”, nos cuenta. “Recuerdo los días en que siendo niños no teníamos a alguien que nos cuidara, solo los vecinos, ya que nuestros papás estaban trabajando. También, me acuerdo de haber tenido que lidiar con la violencia en las calles. Pero aún en medio de esos retos, teníamos la esperanza de que de alguna manera surgirían oportunidades y que nos aferraríamos a ellas”.

Gracias a Best Start, Montes, Cazares y Contreras han abrazado la oportunidad de tener una vida mejor para ellas y para sus hijos.

Por su parte, Contreras no piensa dejar pasar esta oportunidad.

“Antes no me permitían sentarme y hablar o abrazar a mis hijos”, nos dice recordando la opresión de su esposo. “Desde entonces, he sido capaz de hacer eso. La relación que tengo con ellos es hermosa”.




Translate